Artritis

La artritis reumatoide es la inflamación de la articulación y se puede desencadenar por diferentes motivos. Es una de las enfermedades más frecuentes.

Afecta una o muchas articulaciones, y se caracteriza por producir dolor, rigidez, hinchazón y dificultades para mover las articulaciones. Cuando en una persona la artritis afecta a más de cuatro articulaciones se dice que presenta una poliartritis.

Las artritis pueden manifestarse en personas de todas las edades, desde niños hasta adultos, pero se presenta sobre todo entre las mujeres, y suele aparecer entre los 45 y los 55 años.
Los factores medioambientales, como la humedad y el clima, no desencadenan la Artritis pero pueden contribuir a que se note más el dolor en las articulaciones dañadas.
Hay que tener en cuenta que es diferente de la artrosis, ya que ésta se corresponde con un trastorno degenerativo de la articulación.

A las características del ozono de oxigenación y immunoregulació, podemos entender que es capaz de promover la regeneración de diferentes tipos de tejidos, por lo que resulta de gran utilidad en la cicatrización de lesiones de difícil curación, en ulceraciones de diversos tipos , en los tejidos articulares, en tejidos de sostén, en medicina estética, etc.

En general, sin embargo, las terapias de Medicina Regenerativa, son la opción más aplicada. Estos tratamientos aplican los principios de la generación de sustitutos biológicos para mantener, restaurar o mejorar la función de órganos y tejidos en el cuerpo humano.
CERRAR
La artritis es la inflamación de una o varias articulaciones.

Cuando en una persona la artritis afecta a más de cuatro articulaciones se dice que presenta una poliartritis. La poliartritis es uno de los cuadros clínicos más importantes en reumatología, ya que se puede presentar en la mayoría de enfermedades reumáticas inflamatorias de una articulación caracterizada por dolor, limitación de movimientos, hinchazón de las articulaciones y calor local.

La inflamación de la articulación puede ser debida a una infección en la articulación, generalmente por bacterias o virus, a una fractura ósea y en se artritis crónicas inflamatorias, hay un trastorno del sistema inmunitario que produce un mantenimiento de la inflamación, y probablemente hay una predisposición genética subyacente.

La respuesta inflamatoria surge con el objetivo defensivo de aislar y destruir al agente nocivo, así como reparar el tejido dañado.

Algunos tipos de artritis pueden curarse pero muchos son crónicos y requieren tratamientos continuados.
La artrosis es la enfermedad reumática más frecuente y está producida por el desgaste del cartílago.

Aunque normalmente está localizada en las rodillas, en la cadera, en las manos o en la columna vertebral, afecta especialmente aquellas partes del cuerpo que deben aguantar peso.

La puede provocar el desgaste o uso excesivo de la articulación: ya sea por actividad profesional o por actividad física intensa en el caso de los deportistas de élite o los trabajadores con movimientos repetitivos. También puede aparecer cuando ha habido una fractura local o un traumatismo.