Dolor músculos, tendones, ligamentos

El sistema músculo esquelético está compuesto por una estructura rígida articulada conocida como esqueleto y una serie de músculos, tendones y ligamentos que mueven el esqueleto. Las lesiones en alguno de los componentes de este sofisticado sistema suelen causar disminución de la movilidad de la región afectada y una reacción inflamatoria evidente.

Los tipos de lesiones musculares más comunes son: el esguince, la fractura y la luxación.
Las diferentes partes de una articulación, músculos, tendones y ligamentos, forman un sofisticado sistema que nos facilita movimiento, elasticidad y plasticidad al cuerpo.
Los músculos son los encargados de producir el movimiento, dar estabilidad articular y sirven como protección. También ayudan al mantenimiento de la postura.

Los tendones son una parte del músculo estriado, de color blanco perlado, de consistencia fuerte y no contráctil. Tiene la función de insertar el músculo al hueso y transmitir la fuerza de la contracción muscular para producir un movimiento ..

En una articulación, los ligamentos permiten y facilitan el movimiento dentro de las direcciones anatómicas naturales, mientras que restringen aquellos movimientos que son anatómicamente anormales, impidiendo lesiones o protrusiones que podrían surgir por este tipo de movimiento.
CERRAR
Las dislocaciones (o luxaciones) son lesiones en las articulaciones que separan los extremos de los huesos y los sacan de su posición.

La causa suele ser una caída o un golpe y, algunas veces, una consecuencia de practicar un deporte de contacto.

Pueden producirse dislocaciones en los tobillos, las rodillas, los hombros, la cadera, los codos y la mandíbula. También pueden dislocarse las articulaciones de los dedos de las manos y los pies. Las articulaciones dislocadas suelen hincharse, doler y encontrarse, a simple vista, fuera de lugar. Puede suceder que no pueda moverla.
Una fractura es una rotura, generalmente en un hueso.

Las fracturas en general son a causa de accidentes automovilísticos, caídas o lesiones deportivas. Otras causas son la pérdida de masa ósea y la osteoporosis, que causa debilitamiento de los huesos. El exceso de uso puede provocar fracturas por estrés, que son fisuras muy pequeñas en los huesos.

Los síntomas de una fractura son un dolor intenso, deformidad, es decir, la extremidad se ve fuera de lugar, hinchazón, hematomas o dolor alrededor de la herida. Comporta problemas al mover la extremidad.
Un esguince es rasgado, distensión o estiramiento excesivo de un ligamento.

Se produce debido a un movimiento brusco, una caída, un golpe o una fuerte torsión de la articulación.

También se denomina "torçament" o "torçadura" en lenguaje común.

Los esguinces causan dolor, inflamación y una cierta discapacidad funcional. Se distingue entre esguinces benignos, cuando los ligamentos están sólo distendidos, y esguinces graves, cuando ha habido una ruptura de ligamentos.