Tipos de tratamientos

La medicina regenerativa ya es una realidad médica aunque la mayoría de la gente la perciben como algo del futuro. Un importante número de tratamientos de medicina regenerativa ya están disponibles en el mercado sanitario, una vez han sido clínicamente probados.

Las terapias que se utilizan con más éxito son las del plasma autólogo y sus fracciones, componentes o derivados, dentro de los cuales encontramos las plaquetas, las citoquinas o las células madre.
En CEMU estudiamos meticulosamente cuál es la mejor opción terapéutica para cada caso, y éste es el principal factor de éxito del tratamiento.
Cuando separamos las plaquetas, el tratamiento es conocido con el nombre de Factores de Crecimiento Plaquetario o PRP - PLASMA RICO EN PLAQUETAS.

Después de años de estudios e investigaciones, hemos conseguido dar un paso más y hemos podido crear un SÉRUM RICO EN CITOQUINAS.
Las citoquinas tienen un grado más potente de curación para aquellos casos en que el tejido está en peores condiciones.

Y con la investigación básica y clínica realizada durante los últimos años sobre las CÉLULAS MADRE, ha originado una revolución en la terapias regenerativas, proporcionando la posibilidad de generar múltiples tipos de células terapéuticamente útiles, para restaurar la estructura y función de tejidos que no se regeneran de forma natural.

Cuando la fase de la enfermedad es muy incipiente, una terapia alternativa es la BIOESTIMULACIÓN INMUNOLÓGICA LOCAL, que es un tratamiento no invasivo, apropiado para optimizar y equilibrar el sistema inmunológico, sin riesgo y con mucha eficacia.
CERRAR
Las células madre son la materia prima del cuerpo; a partir de ellas se generan todas las demás células con funciones especializadas. Bajo las condiciones adecuadas en el cuerpo o en un laboratorio, las células madre se dividen para formar más células llamadas células hijas.

Estas células hijas se convierten en nuevas células madre (autorrenovación) o en células especializadas (diferenciación) con una función más específica, como células sanguíneas, células cerebrales, células del músculo cardíaco o células óseas. Ninguna otra célula del cuerpo tiene la capacidad natural de generar nuevos tipos de células.
Las citoquinas son un tipo de moléculas señalizadoras que son utilizadas ampliamente en la comunicación celular.

Son capaces de comunicarse entre sí una vez se han activado.

El término citoquina agrupa una gran y diversa familia de reguladores polipeptídicos producidos ampliamente por todo el cuerpo. Son proteínas, péptidos o glicoproteínas.
Un preparado autólogo se refiere a un preparado obtenido de la sangre del propio paciente.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios clasifica el 'plasma autólogo y sus fracciones, componentes o derivados' como medicamento de uso humano, y, el hecho de obtenerlo mediante una técnica u otra, no cambia su consideración como tal medicamento de uso humano.
Las plaquetas son orgánulos que tenemos todos en nuestra sangre, y que juegan un papel primordial en la reparación y regeneración natural de los tejidos lesionados, al contener gránulos llenos de sustancias químicas que, cuando se liberan, dirigen la compleja cascada de estímulos que movilizarán la respuesta reparadora y el tejido lesionado acabará curando.
Es un tratamiento que se aplica directa y localmente en la zona dañada. Utilizando este mecanismo natural del organismo, los bio estimuladores son capaces de desencadenar una respuesta aguda para equilibrar el nivel sistémico mediante el estímulo hipofisario. A todo este proceso le llamamos bio estimulación. La respuesta que se genera con este tratamiento le confiere una notable inocuidad.
Los factores de crecimiento son un conjunto de sustancias, la mayoría de naturaleza proteica, que junto con las hormonas y los neurotransmisores tienen una función clave en la comunicación celular, que promueven el desarrollo de los tejidos.

El plasma rico en plaquetas (PRP) se obtiene de la sangre del mismo paciente tras concentrar y romper las plaquetas sanguíneas, desprendiendo así los factores de crecimiento que estas plaquetas contienen.

La función de los factores de crecimiento no sólo es la de estimular la proliferación celular mediante la regulación del ciclo celular iniciando la mitosis, sino también mantener la supervivencia celular, estimular la migración celular, la diferenciación celular e incluso la apoptosis.