Depilación láser

La utilización de las terapias médicas con tecnología láser se han mostrado herramientas muy eficaces para los tratamientos médicos estéticos como la depilación, y como una nueva alternativa terapéutica para la celulitis y la flacidez facial y corporal.
La depilación láser, en manos de un buen profesional y de la tecnología médica adequada son excelentes, básicamente por tres motivos esenciales:

- Se necesita un número de sesiones muy inferior con un láser médico, debido a la alta efectividad y potencia del mismo.

- Las sesiones son más espaciadas (entre dos y tres meses entre cada sesión) ya que el pelo tarda más tiempo en salir y lo hace más debilitado.

- Se convierte en un tratamiento más económico, debido a la reducción de las sesiones que se necesitan.

Está especialmente indicado para aquellas personas que tienen problemas de infección de los poros cuando se hacen la depilación con cera, lo que no ocurre nunca con el láser que es totalmente aséptico.

Las zonas más demandadas son: axilas, ingles, piernas y facial con respecto a las mujeres. Y cada vez hay más hombres que nos piden este servicio y que normalmente se centra en la depilación de espalda, hombro, piernas y tórax.

Aunque el vello es más visible en la cabeza, todo el cuerpo está cubierto de él, con excepción de las palmas de las manos, las plantas de los pies y los labios, pero, cuando el pelo crece de manera excesiva en el cuerpo, hablamos de la presencia de hirsutismo, un padecimiento que puede presentarse en hombres y mujeres, pero representa un mayor problema cuando pasa al sexo femenino, ya que tienen vello grueso y oscuro en el pecho, la cara, la espalda y el abdomen.
Es importante consultar al médico, sobre todo si esta situación se ve acompañada de irregularidades en el periodo menstrual.
CERRAR
El hirsutismo es el crecimiento excesivo de vello en mujeres, en zonas en las que no suelen tener ya que son andrógeno-dependientes: labio superior, patillas, barbilla, cuello, areolas mamarias, tórax, en área inmediatamente superior o inferior al ombligo, así como en endonals, muslos y espalda.

Frecuentemente se asocia a acné, la caída de cabello y en irregularidades menstruales.

Esto puede ser causado por el aumento de alguno de los esteroides androgénicos que lleve a un incremento en la concentración de dihidrotestosterona. En esta situación el pelo fino y poco pigmentado, deviene grueso y oscuro.