Pruebas de Esfuerzo

Las pruebas de esfuerzo son el conocimiento del organismo en ejercicio.

Los objetivos esenciales de una prueba de esfuerzo son el diagnóstico de salud, confirmando la ausencia de enfermedades, principalmente cardíacas, y la valoración de la capacidad funcional del deportista, es decir, la capacidad para hacer ejercicio.

Son fundamentales para valorar la condición física y orientar el tipo de entrenamiento más eficaz, para descartar patologías "no conocidas" por las técnicas médicas tradicionales, para crear un programa de ejercicio terapéutico para el tratamiento de cualquier enfermedad crónica como la hipertensión arterial , colesterol y triglicéridos, sobrepeso y obesidad, enfermedades respiratorias, enfermedades cardiovasculares, ansiedades y depresiones ... también por el conocimiento de la edad biológica.
Después del procedimiento se obtienen datos que permiten un asesoramiento médico del entrenamiento, determinando las intensidades de ejercicio recomendables para conseguir una mejora en el rendimiento deportivo.
Los procedimientos de la prueba en deportistas son aquellos que suponen incrementos progresivos de la carga de trabajo, con una duración máxima entre diez y quince minutos, con análisis directo del consumo de oxígeno, y alcanzando niveles máximos de esfuerzo.

De acuerdo con las recomendaciones de la Sociedad Española de Cardiología es imprescindible realizar un electrocardiograma antes de la prueba, y monitorizar (visualizar) de forma continua el electrocardiograma en el ejercicio y al menos durante 3-5 minutos durante la recuperación.

El consumo de oxígeno es la determinación más adecuada para medir la capacidad para realizar ejercicio aeróbico: un consumo de oxígeno mayor es propio de deportistas bien entrenados. La evolución del consumo de oxígeno es paralela a la mejora del rendimiento deportivo.
CERRAR
Edad biológica: es la que se corresponde con el estado funcional de nuestros órganos comparados con patrones estándar para una edad. Es por tanto un concepto fisiológico.Es mucho más interesante saber la edad biológica que la edad temporal ó cronológica con la que medimos siempre lo viejos que somos, ya que la edad biológica nos revela el envejecimiento real de nuestras células, es decir, como han afrontado ellas el paso del tiempo. Si sabemos cómo han envejecido sabremos entonces cual es nuestra edad biológica.
Una enfermedad crónica es una enfermedad que no se cura en un tiempo corto , definido habitualmente en tres meses.

Las enfermedades crónicas son enfermedades que no ponen en riesgo la vida de la persona a corto plazo, de manera que no son emergencias médicas . Sin embargo, pueden ser extremadamente serias y algunas de ellas, como por ejemplo determinados tipos de cáncer, causan una muerte segura. Las enfermedades crónicas también incluyen todos los trastornos en los que un síntoma existe continuamente y aunque no ponen en riesgo la salud física de la persona, son extremadamente incómodas, perturbando la calidad de vida y las actividades de los enfermos. Este último caso incluye los síndromes dolorosos .

Muchas enfermedades crónicas son asintomáticas o casi asintomáticas gran parte del tiempo, pero se caracterizan por episodios agudos peligrosos y / o muy incómodos.

La presión arterial es la fuerza que hace la sangre contra las paredes de las arterias. Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias. Su presión arterial estará al nivel más elevado al latir el corazón bombeando la sangre. A esto se le llama presión sistólica. Cuando el corazón está en reposo, entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye. A esto se le llama la presión diastólica.

En la lectura de la presión arterial se utilizan estos dos valores, las presiones sistólica y diastólica. La lectura con valores de:

120/80 o menos son normales
140/90 o más indican hipertensión arterial

Entre 120 y 139 para el número más elevado, o entre 80 y 89 para el número más bajo es prehipertensión.

La hipertensión arterial no suele tener síntomas, pero puede causar problemas serios tales como derrames cerebrales, insuficiencia cardíaca, infarto e insuficiencia renal. Usted mismo puede controlar la presión arterial mediante hábitos de vida saludables y, de ser necesario, medicamentos.
El colesterol es una sustancia presente en los tejidos animales exclusivamente , por lo que no se encuentra en vegetales ni sus derivados.

El organismo utiliza al colesterol como materia prima para la síntesis de membranas celulares, sales biliares y vitaminas y hormonas fundamentales para la vida de nuestras células.

El colesterol circula ligado a diferentes lipoproteínas de nuestra sangre, donde podemos distinguir a grandes rasgos, un colesterol bueno que es el HDL, y un colesterol malo denominado LDL. El HDL ayuda a limpiar la pared interna de los vasos arteriales, y las LDL son las que favorecen el depósito y generación de la placa de ateroma que termina por obstruir las arterias.

Lo niveles de colesterol LDL, se ha demostrado fehacientemente, se asocian a mayor riesgo de enfermedad cardiovascular especialmente infarto, y por otro lado las HDL tendrían un rol protector de estas patologías que en nuestro país representan la primera causa de muerte, y donde cada vez más adultos jóvenes, y también adolescentes y niños se ha visto son portadores de esta enfermedad y de sus riesgos.
Los triglicéridos son el principal tipo de grasa transportado por el organismo . Normalmente provienen de los alimentos que comemos pero también pueden ser producidos por el cuerpo .

El exceso de calorías , alcohol o azúcares son convertidos en triglicéridos y almacenados en las células grasas .

El hígado también produce triglicéridos y cambia algunos a colesterol . El hígado puede cambiar cualquier fuente de exceso de calorías en triglicéridos .

Los niveles de triglicéridos varían con la edad , y también dependen del tiempo que hace que han ingerido alimentos antes del examen . si hace poco o mucho tiempo . La medida es más precisa si no se ha comido en las 12 horas previas al examen . El valor normal es de 150 mg . / Dl. Para los que sufren problemas cardíacos , los niveles de esta sustancia deben ser inferiores a los 100 mg . / Dl.

Triglicéridos en relación al colesterol . < / strong >

Cuando la persona come , los triglicéridos se combinan con una proteína en su sangre para formar lo que se llama lipoproteínas de alta y baja densidad . Estas partículas de lipoproteínas contienen colesterol . Para formar triglicéridos en el hígado el proceso es similar , el hígado toma los carbohidratos y proteínas sobrantes de la comida y los cambia a grasa . Esta grasa entonces se combina con proteína y colesterol para formar lipoproteínas de muy baja densidad , que son liberadas al torrente circulatorio .

Los altos niveles de triglicéridos puede tener varias causas :

. - Exceso de peso : los triglicéridos aumentan generalmente a medida que aumenta el peso

. - Consumo excesivo de calorías : Los triglicéridos se elevan a medida que se aumenta de peso o se ingieren masas calorías , especialmente provenientes de azúcar y el alcohol . El alcohol aumenta la producción de triglicéridos en el hígado .

. - Edad : los niveles de triglicéridos aumentan regularmente con la edad

. - Medicamentos : Algunas drogas como los anticonceptivos , esteroides , diuréticos causan aumento en los niveles de los triglicéridos .

. - Enfermedades : La diabetes , el hipotiroidismo , las enfermedades renales y hepáticas están asociadas con niveles altos de triglicéridos . Entre los grupos que deben vigilar con más cuidado su nivel de triglicéridos se encuentran los diabéticos y las mujeres después de la menopausia . Más de un 75% de los diabéticos tienen los niveles de triglicéridos altos y el 30 % de las mujeres que han pasado por la menopausia sufren de este mismo problema .

. - Herencia : algunas formas de altos niveles de triglicéridos ocurren entre miembros de una misma familia .
En la Enciclopèdia Catalana se define la obesidad como la acumulación excesiva de grasa, que provoca un aumento del peso corporal. Es una enfermedad crónica multifactorial, fruto de la interacción de factores genéticos y ambientales, que se caracteriza por un exceso de grasa corporal (tejido adiposo).

Segun la OMS : La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Una forma simple de medir la obesidad es el índice de masa corporal (IMC), esto es el peso de una persona en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros. Una persona con un IMC igual o superior a 30 es considerada obesa y con un IMC igual o superior a 25 es considerada con sobrepeso. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Alguna vez considerados problemas de países con ingresos altos, la obesidad y el sobrepeso están en aumento en los países con ingresos bajos y medios, especialmente en las áreas urbanas.
Son las enfermedades que afectan al aparato respiratorio. Las principales son:

- Insuficiencia respiratoria. Disminución de la capacidad pulmonar para intercambiar gases. Puede ser causada por los depósitos de alquitrán del tabaco sobre la superficie respiratoria, por asma, por infecciones, etc.

- Asma bronquial. Contracción súbita de los músculos bronquiales generalmente debida a una reacción alérgica. Provoca una sensación de ahogo muy desagradable.

- Edema pulmonar. Infiltración de un líquido seroso que invade el interior de los pulmones provocando insuficiencia respiratoria.

- Infarto de pulmón. Dolor muy fuerte en el pecho provocado por embolia pulmonar, es decir por un coágulo que obstruye un vaso que aporta sangre a los tejidos pulmonares.

- Enfermedades infecciosas. Víricas. Las principales son resfriado y gripe. Bacterianas. Según el tramo afectado se diferencian las siguientes enfermedades: sinusitis, amigdalitis, faringitis, laringitis, bronquitis, pleuritis (pleuras), pulmonía o neumonía. Además cabe citar la tuberculosis (infección producida por el bacilo de Koch que da lugar a la formación de cavernas en los pulmones) y la tos ferina (tos convulsiva, afecta a lactantes y niños pequeños).
El término enfermedad cardiovascular se refiere a las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos (arterias y venas) de todo el cuerpo, incluyendo el cerebro, el corazón, las piernas y los pulmones.

La enfermedad cardiovascular no pasa rápidamente. Con el tiempo, las arterias que llevan sangre al corazón y al cerebro se pueden bloquear con la acumulación de células de grasa y colesterol (placa).

La menor cantidad de oxígeno que llega al músculo cardíaco debido a los bloqueos en las arterias causa ataques cardíacos.

La falta de oxígeno al cerebro como consecuencia de la presencia de un coágulo de sangre o de una hemorragia cerebral por la ruptura de un vaso sanguíneo, causa un accidente cerebrovascular.
La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente, y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.

La depresión es un trastorno que se puede diagnosticar de forma fiable y que puede ser tratado por especialistas.
Nuestro cuerpo dispone de sistemas básicos que nos ayudan a conseguir determinados objetivos necesarios para la vida (como la autoprotección o la alimentación) y a protegernos de las amenazas externas.

La ansiedad es, en muchos casos, una respuesta normal ante una amenaza, que tiene por objetivo protegernos. Esta respuesta implica a diferentes sistemas de nuestro organismo (fisiológico, afectivo, cognitivo y conductual), que se activan de diferente manera según sea la amenaza.

En los trastornos de ansiedad, la amenaza percibida es irreal o exagerada, pero suficiente como para hacer que el sistema se active como si tuviera que protegernos de una terrible amenaza. Así pues, aunque una persona puede desear hablar en público con fluidez, expresar correctamente lo que desea decir y permanecer tranquila, sus sistemas no están obedeciendo a sus deseos, sino a la amenaza que percibe en la situación (la posibilidad de una evaluación negativa por parte de los demás). Cuanto menos efectiva y más incapaz se considere esta persona para afrontar la situación, mayor será la amenaza que percibe y mayor la activación de este sistema de autodefensa que le empuja a evitar la situación temida.

La activación del sistema de ansiedad ante la amenaza percibida (en este caso, el rechazo del grupo) genera una serie de síntomas que le impide funcionar correctamente y eso, a su vez, aumenta la sensación de amenaza.
El sobrepeso y la obesidad se definen como un exceso de peso corporal, producido por un aumento de las reservas de grasa por encima del considerado normal, en función de las características individuales (altura, corpulencia, edad y sexo).

La diferencia entre uno y otro término es el grado de exceso de peso, que es menor en el sobrepeso. Dicho de otro modo, las personas con sobrepeso pueden no tener obesidad, mientras que las personas obesas siempre tienen sobrepeso.

El peso normal o peso saludable es aquel que permite mantener un buen estado de salud y disfrutar de una buena calidad de vida. Se calcula en función de las características (edad, sexo o complexión) de cada persona.

El exceso de peso aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor y algunos tipos de cáncer, entre otros problemas de salud, y puede llegar a producir discapacidad.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2016 el sobrepeso y la obesidad afectaban más de 1.900 millones de personas adultas (de 18 años o más) y más de 340 millones de niños y adolescentes ( de 5 a 19 años).

En cuanto a nuestro territorio, la Encuesta de Salud de Cataluña 2016 revela que la mitad de la población de 18 a 74 años y el 36,3% de la población de 6 a 12 años tiene sobrepeso.

El aumento de la obesidad es tan alarmante en las últimas décadas que la OMS ha llegado a considerar este trastorno como la epidemia del siglo XXI.